lunes, 16 de febrero de 2009

Culebra más grande del mundo

Titanoboa vivía en Colombia
Sesenta millones de años antes que Jennifer López hiciera la película "Anaconda", la culebra más grande del mundo se deslizaba ya por los alrededores de Norte y Suramérica. Carlos Jaramillo, investigador permanente del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales en Panamá, y Jonathan Bloch, curador de paleontología de vertebrados del Museo de Historia Natural de Florida en la Universidad de Florida, co-organizaron excavaciones en Colombia que desenterraron los restos fósiles de una nueva especie de culebra llamada Titanoboa cerrejonensis.
Los investigadores descubrieron los huesos fosilizados de una culebra súper grande y sus presas --cocodrilos y tortugas-- en la Formación Cerrejón rodeada por enormes camiones de carbón en Cerrejón, una de las minas de carbón abiertas más grandes del mundo. Igualmente desenterraron material vegetal fosilizado del bosque tropical más antiguo que se conoce en América que floreció en este lugar 58 á 60 millones de años atrás.
Jason Head, el autor principal de la descripción de la nueva especie que aparece en la revista Nature, es investigador asociado del Museo Nacional de los Estados Unidos de Historia Natural del Smithsonian y profesor asistente en ecología y biología evolutiva en la Universidad de Toronto, en Mississauga. Para calcular que esta culebra tipo boa debió haber llegado a medir unos 13 metros (42 pies) de largo y pesar más de una tonelada Head, junto con David Polly, profesor asociado de geociencias en la Universidad de Indiana, basó sus cálculos en el radio entre el tamaño de las vértebras y el tamaño de las culebras existentes hoy día. Titanoboa, como se le llama actualmente, es la culebra más grande que se conoce, y fue el vertebrado terrestre más grande de la época que siguió a la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años.
"El descubrimiento de Titanoboa pone a prueba nuestros conocimientos sobre los climas en el pasado y los ambientes, así como las limitaciones biológicas sobre la evolución de las culebras gigantes" dijo Head. "Esto muestra toda la información que se puede lograr sobre la historia de la Tierra a partir de un recurso como el registro de un reptil en su estado fósil.
El tamaño de la Titanoboa indica que vivió en un ambiente donde la temperatura promedia anual era de 30 a 34 grados Celsius. Este estimado coincide con los modelos paleoclimáticos que predicen condiciones de efecto invernadero. "Este estimado indica que la temperatura era mucho más caliente que las temperaturas modernas en los bosques tropicales en cualquier lugar del mundo. Las floras fósiles que el Smithsonian ha colectado en Cerrejón por varios años, indican que el área fue un bosque tropical lluvioso. Esto significa que los bosques tropicales pueden existir a temperaturas de 3 á 4 grados Celsius más calientes de que lo que se experimenta en los bosques tropicales modernos" aclaró Jaramillo. (Ver texto original)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada